jueves, 31 de julio de 2014

¡YA ES AGOSTO EN FERMOSELLE!
Fermoselle se viste con sus mejores exquisitas galas para recibir al mes de agosto. No se concibe Fermoselle sin este mes carismático para las gentes de la villa arribeña. Hablar de agosto en Fermoselle es conjugar fiestas, toros y vaquillas, bailes, folclore, vinos y tapas, terrazas y amigos, tradiciones, bullicio permanente, plaza de madera,  pulijón,  campana torera, coronela, cultura y deporte, peñas y bodegas, pasacalles, típicos encierros…junto a un conglomerado de sentimientos que durante este mes se hacen patentes con letras mayúsculas al reencontrarte en calles y plazas con amigos y conocidos que se despidieron hace exactamente un año con un “HASTA LOS TOROS” o “HASTA EL PRÓXIMO AGOSTO”.
Y ya estamos en ello. El montaje de la plaza de madera durante el mes de julio fue el aperitivo. Ahora es el momento de calentar motores para llegar al cogollo de las fiestas en plena forma. Esta larga carrera festiva se inicia hoy, uno de agosto, con el “toque de la Campana Torera”. En la madrugada de este día, los fermosellanos se preparan para un rito ancestral solamente entendible por las gentes de estas tierras del arribanzo zamorano. Todo un año esperando este instante en que se funde la última campanada que marcan las doce del mediodía con el intrépido repicar de una campana que arrastra y enerva los corazones de los follacos.

Campanero
Punto de encuentro la Plaza Mayor reconvertida en coso taurino por unos días. ¡Y qué días! A la hora habitual del Ángelus autoridades y pueblo en general se enfrentan cara a cara con la fachada del Ayuntamiento, coronado por una rejería de filigrana de 1.889 que abraza y da empaque a la campana con su propio badajo que durante el año pende en el vacío y descansa en un sueño indefinido. De súbito aparece la figura del campanero, ¡altiva y envidiada figura!, que ase con energía la maroma que le unirá en una especie de cordón umbilical al colgante campanil. 

Abajo, boquiabiertos y expectantes, los asistentes a tan mágico acto. Arriba, sin ápice de nerviosismo ante las miradas escrutadoras, el tocador, con mano maestra, se prepara para iniciar su actuación que se extenderá por todo el orbe. Son las doce en punto y todo se desborda. El sonido penetrante y rítmico del carillón en onda expansiva hace mella en el corazón de cuantos fermosellanos se han reunido en la plaza, mientras se arrancan en aplausos y vítores. Hasta se reparten felicitaciones y buenos deseos para unos días plenos de aconteceres agradables. Se ha iniciado el mes festivo como es tradicional. El 1 de agosto y la campana torera, en perfecta simbiosis y un año más, ha convocado a fermosellanos y simpatizantes a olvidarse de problemas y disfrutar con intensidad de unas fiestas que son nuestras y nos merecemos. ¡Que así sea!
En este enlace o vídeo de AgusMIX puedes comprobar esta experiencia única.

https://www.youtube.com/watch?v=TUqRltZEY6U
video

No hay comentarios: