viernes, 22 de junio de 2018

CRUZ ROJA Y EL PULIJÓN
Cruz Roja Española de Fermoselle no se olvida de las persona mayores de la localidad y del entorno. Un año más ha celebrado la SEMANA DE LOS MAYORES, en su VII edición, con una excepcional acogida por parte de los fermosellanos. En el acto inaugural estuvieron presentes Dª. Purificación Ramos Peña, Presidenta de la Asamblea Comarcal de Cruz Roja en Fermoselle; D. José Manuel del Barrio Aliste, Presidente Provincial de Cruz Roja en Zamora; D. Alejandro Fermoselle Berdión, Alcalde de Fermoselle; Dª Agustina Barrueco Fernández, Concejala de Bienestar Social y D. Jesús Formariz Rodríguez, Presidente de la Asociación de Jubilados de la Villa.
Cinco han sido las jornadas (de lunes a viernes) en las que se han desarrollado una serie de actividades de diversa índole: Manualidades, charlas, teatro, excursión, concurso de postres, lectura, paella, etc. Todas han sido seguidas por numeroso público en las que han participado con ilusión y ganas de revitalizar su día a día.
A destacar el “Certamen de Lectura” celebrado el viernes con la colaboración de los alumnos mayores del CEIP de Fermoselle transformándose en un acto intergeneracional que agradó de manera especial a los mayores.
Como punto final se reunieron en torno a una paella ricamente aderezada por voluntarios de Cruz Roja y a la que asistieron unas ochenta personas.
La Asociación Cultural “El Pulijón”, al igual que en las ediciones anteriores, puso a  disposición de la Asamblea Comarcal sus instalaciones donde se realizaron la mayor parte de las actividades.
Trasmitimos a su Presidenta nuestra más sincera felicitación y nuestro apoyo para que continúe esta iniciativa solidaria en años sucesivos.

miércoles, 20 de junio de 2018

HOMENAJE MERECIDO
AGUSTÍN BORGES “EL MADRILEÑO”
Hace unas fechas, el ayuntamiento de Fermoselle y el pueblo en general homenajearon, con motivo de su jubilación, al policía local Agustín Borges. Toda una vida dedicada a su pueblo le ha hecho merecedor de esta distinción. También nuestra asociación quiere aportar su granito de arena con motivo de este grato momento para Agustín y se adhiere al acto que protagonizó, junto a su esposa y sus hijos en el salón de actos del Ayuntamiento presidido por el Sr. Alcalde.
Para ello trascribimos las palabras que le dedica su amigo Roberto Fariza amante como él de todo cuanto atañe a Fermoselle.
“Agustín Borges "El Madrileño ", gran tamborilero, gran cantante,  gran pescador, gran viticultor, gran persona. Ejerció de Policía Municipal de Fermoselle y los vecinos guardan especial cariño,  pues ante todo ayudó a cuantos lo necesitaban.
Cuando baja al río a pescar en los meses de verano,  siempre lleva su bota de vino blanco dulce, que el mismo elabora, y gracias a esos tragos entre parada y parada, se suben mejor las empinadas laderas que conducen al pueblo.  
Persona que conoce el término como nadie,  y los ríos Duero y Tormes como la palma de su mano.  El año pasado, en el mes de agosto,  dio una charla en la Peña El Pulijon  sobre el río Tormes, la pesca y sus baos (masas de agua),  y sorprendió a todos los asistentes con infinidad de datos y curiosidades. Entre otras cosas, enumeró algunos de los  más de veinte  baos del río: Bao de la Peña Escacha Barcos, de la Escala, de las Palomas,  del Tío Melchorico, del Tío Ricardico, del Infierno,  la Moral de Cordero,  de Cordero,  del Tío Matos, de la Cicutina,  etc. También explicó las diversas artes de pesca, sus usos y capturas.
Enhorabuena, Agustín. Te deseo mucha salud para seguir disfrutando de la vida como tú lo sabes hacer.”
En el siguiente audiovisual Agustín interpreta unas panaderas acompañado de Roberto, a su derecha.


lunes, 18 de junio de 2018

FERMOSELLE, PRIMER CLASIFICADO
Ya es definitivo. Cerrada la fase provincial de clasificación como “PUEBLO MÁS BELLO DE CASTILLA Y LEÓN”, concurso organizado por RTVCYL, Fermoselle ha ocupado el primer lugar de la provincia de Zamora dándole el pase a la fase final que se iniciará en el mes de octubre. 
Es momento de felicitarnos por el resultado obtenido fruto del esfuerzo de mucha gente que ha apoyado la iniciativa fermosellana.
La peña “El Pulijón” presentó en su momento la candidatura aportando varias fotos acompañadas del texto que reproducimos.
El 5 de marzo recibimos el siguiente e.mail:
"El pueblo más bello
Lun 05/03/2018, 17:37
Buenas tardes,
 Ya pueden votar a su pueblo en la página web www.elpueblomasbello.es. Recuerden que pueden votar a varios pueblos pero solo una vez a cada uno. Cuando voten deben introducir un email para recibir así el mensaje de validación en su correo electrónico. Es imprescindible que validen el voto para que se compute.  Si no reciben ese email de validación,  revisen la bandeja de correo no deseado.
 El plazo de votaciones finaliza el 14 de junio. En los días posteriores se dará a conocer a los dos ganador de cada provincia, uno de menos de 1.000 habitantes y otro de más de 1.000, que serán los 18 pueblos protagonistas del programa y los que competirán en la fase final por el título de Pueblo más bello de Castilla y León.
 Muchas suerte!"

Aquí el texto al que hacíamos referencia anteriormente:
Escribía D. Miguel de Unamuno en su libro De mi vida lo siguiente: ‘…Es Fermoselle un pueblecito cuyas casas parecen sembradas a voleo entre peñascales, a los que se agarran para no caer, en medio de un paisaje de berruecos, tormos y peñascos, en que donde quiera se resquebraja el suelo mostrando sus entrañas rocosas. Y a este paisaje pedernoso de entrañas rocosas a flor de tierra, adulcígualo una fresca verdura de vegetación que medra allí a sus anchas, merced al calor que incuba en la cuenca…’
En su primera visita a Fermoselle en carnavales de 1.898 relata: ‘Fuimos a Fermoselle desde Zamora, atravesando la mísera tierra de Sayago, llena de calvicies, entre enclenques robles. Según se baja hacia la Ribera, las arboledas menudean más y se hacen más lozanas y de un verde más rico, y dais vista a Fermoselle, encaramada sobre peñascos cual para ver cómo se abrazan Tormes y Duero. Diríase que han sido sus viviendas sembradas a voleo sobre los peñascos, y peñascosas a su vez’.
Estos comentarios del profesor nos sirven como magnífica presentación al concurso ‘El pueblo más bello de Castilla y León’
Y es que a esta localidad del oeste zamorano, cuyo significado etimológico es el de ‘FERMOSA ELLA’ se la conoce por su tipismo y por las impresionantes vistas que ofrece del río Duero y de su afluente, el Tormes, donde se abrazan y fusionan. Esta parte de Zamora, enclavado en una zona sumamente agreste, es uno de aquellos territorios donde parece que el tiempo ha pasado de largo, preservando la vida tradicional de sus gentes y los incomparables paisajes que la conforman. Es un lugar de ensueño que invita al paseo sin prisas y a descubrir que la vida hay que saborearla día a día, a la vez que la disfrutas arrastrado por la autenticidad de cuanto te rodea.
Fermoselle es pueblo medieval como pocos y lo testifica con su estructura:
Las calles, angostas, quebradas y sinuosas en extremo, trepan con dificultad sobre el desnivel en el que se asientan y lucen unas denominaciones tan evocadoras como: el Guapo, la Callejina, la Amargura, el Mesón, las Tenerías. Algunas, como la Nogal, el Montón de Tierra o la Cuesta de San Juan, mantienen su empedrado original como ejemplo de la prestancia que tuvieron en otros tiempos todas las arterias del casco antiguo. Y qué decir del entramado laberíntico de las callejuelas en las Palomberas, antigua judería, donde se confunden el principio y el fin.
Sus sugerentes rincones, silenciosos y mágicos, enredan en un aura, entre misteriosa y diabólica, que impiden seguir avanzando. Hay que introducirse en el Callejón de la Cárcel o en el Corral de Concejo para entender de verdad la aseveración.
No faltan los miradores, magníficamente adaptados para contemplar cualquiera de los puntos, tanto paisajísticos como urbanos, que desde ellos se divisan en perfecta conjunción. Ahí están el Castillo, el Torojón, el Terraplén, las Peñas, los Barrancos, las Escaleras. Sus vistas panorámicas no dejan indiferentes a cuantos se acercan a sus lugares de emplazamiento.
Y qué decir de sus viviendas, construidas de mampostería o cantería, aprovechan la base de roca para utilizarla como cimientos, disponiéndose muy juntas y formando pasos estrechos, como en la calle las Tenerías, donde los aleros parecen querer darse la mano. Puertas minúsculas de madera dan acceso a las innumerables bodegas, ¡hasta 1.400 tiene contabilizadas un vecino!, verdaderos refugios pétreos donde antaño se elaboraban los conocidos caldos de los Arribes. Algunas, como las del Pulijón, se ofrecen como reclamo a los visitantes siendo uno de los activos turísticos de la localidad.
El conjunto estaba rodeado de murallas en la época medieval, quedando en pie una puerta conocida por el Arco.
Todo esto y mucho más se aportó para que Fermoselle fuese declarado Conjunto Histórico Artístico el 24 de octubre de 1.974.

lunes, 11 de junio de 2018

FERMOSELLE,
EL PUEBLO MÁS BELLO DE CASTILLA Y LEÓN
A falta de tres días para que se cierre (lo hará el día 14 de junio a las 12:00 horas) “La segunda  fase: Selección de Candidaturas Provinciales” del concurso “EL PUEBLO MÁS BELLO DE CASTILLA Y LEÓN 2018” organizado por RTCYL podemos decir que Fermoselle, por segundo año, se ha clasificado en primer lugar con el 71,7 % de los votos superando a localidades tan importantes como Puebla de Sanabria, Toro y Fuentesaúco, que le siguen en la clasificación.
Ha sido mucho el esfuerzo puesto al servicio de nuestro pueblo para auparle con claridad a esa posición tan privilegiada. Desde su inicio, allá por el 5 de marzo, con los votos emitidos a través de los correos electrónicos, fermosellanos y simpatizantes de la Villa han demostrado que la unión hace la fuerza para conseguir el objetivo propuesto y por ello nos podemos sentir altamente satisfechos.
Pero nos encontramos a medio recorrido. El próximo 26 de septiembre, miércoles, se iniciará la fase Final Regional que se desarrollará en web, redes sociales y televisión con los 18 pueblos (2 en cada categoría) de Castilla y León más votados de entre todas las candidaturas. Además, se emitirán una serie de programas que mostrarán la belleza de cada uno. A partir de esa fecha y hasta el miércoles, 12 de diciembre, se podrá votar a través de esos medios solamente una vez a cada pueblo.
Y aquí es donde comienza el reto. La movilización debe ser total, no solo para votar individualmente, sino buscando el apoyo del mayor número de gente. Sabemos que fermosellanos los hay esparcidos por todo el mundo y no digamos simpatizantes de nuestro pueblo. El trabajo hay que enfocarlo en el “efecto dominó” y en el “boca a boca” para llegar a ellos. De nosotros depende el concitar voluntades encaminadas a conseguirlo.
Una buena oportunidad se presenta durante el mes de agosto y sobre todo los días de las fiestas patronales.  Desde el ayuntamiento, asociaciones, peñas, grupos de amigos, etc.  hay que utilizar todos los medios posibles para explicar con claridad cómo hay que votar y verificar a continuación el voto. Igualmente insistir en la labor, importantísima y fundamental, que, a nivel individual a la vez que grupal nos corresponde, de extender vía  e.mail, whatsapp, twitter, instagram, facebook esta iniciativa abierta a todas las edades, desde los niños a los más mayores. Todos los votos son válidos.
Pues a tenerlo en cuenta si queremos que Fermoselle se proclame como el PUEBLO MÁS BELLO DE CASTILLA Y LEÓN 2018.

viernes, 8 de junio de 2018

EL PULIJÓN,
NUESTRA ANTORCHA SEÑERA
Cuando finalizaba el año 1.973 y un grupo de fermosellanos decidimos crear una agrupación con el principal objetivo de potenciar el devenir de la villa, enseguida nos inclinamos por denominarla como Gran Peña Fermosellana “El Pulijón” al considerar que ese símbolo festivo no debía caer en olvido. Así, en las primeras fiestas en las que nos presentamos “en sociedad”, correspondientes al año 1.974, hubo que preparar un pulijón que nos serviría de guía y que nos uniría en el proyecto común que acababa de iniciarse.
Donado por Manuel Rivera
Antes de seguir adelante, como deferencia a los lectores que desconozcan el significado de esta “palabreja” y el objeto que representa, consultamos  el “DICCIONARIO FERMOSELLANO” del que es autor nuestro socio Roberto Fariza y que lo define como “Antorcha compuesta por un palo terminado en tridente, en el que se coloca la base de un cántaro roto, en él, se queman recortes de cuero con pez o brea, éste se utilizaba antiguamente para iluminar los lugares donde se desarrollaba una fiesta, posteriormente en las fiestas era paseado por la Villa por una persona, la cual era seguida por la multitud. En la actualidad la “Peña El Pulijón” mantiene la tradición en los días de las fiestas patronales. Manuel Rivera, en su obra “FERMOSELLE”, escribe al respecto: “El pulijón, especie de tridente a manera de cazo sobre el que se coloca un recipiente con pez y gomas que arden y otrora servía de antorcha en las noches festeras. Los porteadores que más empaque y solera le dieron fueron: “El Muerto”, “El Choto” “El Marujo” y últimamente la peña “El Pulijón”.
Volvamos al hilo del artículo. En las fiestas de 1.974 era obligatorio disponer del “artefacto festivo”. De esta tarea se encargaron   los socios José Robles y Montero,  y lanzándose al monte  consiguieron extraer de una encina un palo un tanto irregular, pero que cumplió con el objetivo, alumbrando durante muchos años la mayor parte de las calles de la villa en su recorrido, de hecho aún se conserva en el domicilio social.
Por cuestión de seguridad, a finales del siglo XX, hubo que recurrir a un pulijón que garantizara su movimiento durante los desfiles y que no produjera daños colaterales con el desprendimiento de gotas de la pez derretida que pudiese dañar al portador, a peñistas o a espectadores. Fue el socio Ángel Pintado quien de forma artesana elaboró uno en el que se eliminaron los tres “dientes” del soporte superior siendo sustituidos por unos alambres.
En el mes de abril del año actual, José Mary “El Bicho”, nos obsequió con una “joya pulijonera”, fabricada por José Rodríguez y que según la fecha que figuraba en una hoja de periódico que tapaba el cántaro corresponde al año 1.986 aunque su elaboración pudo haber sido anterior. En este caso son tres pletinas rematadas en un aro que “abrazan” el recipiente las que suplantan a los tres “dientes” de madera. En el próximo agosto encabezará el desfile nocturno. Desde aquí, gracias al donante y al artífice.

lunes, 4 de junio de 2018

INQUILINO BODEGUERO EN EL PULIJÓN
A veces nos preguntan si pervive el murciélago del que hablamos en el año 2.004 como habitante en las bodegas del Pulijón. Pues podemos responder que, efectivamente, el quiróptero continúa con vida en las cuevas. Hay que reconocer que existe una gran dificultad para poder dar con su paradero debido a la enorme  cantidad de ranuras, grietas,  rincones y aberturas que  conforman nuestras bodegas. No obstante, en algunas ocasiones, como la que nos ha dispensado hace unos días, lo detectamos normalmente en estado de reposo o hibernando, colgado hacia abajo sin que se le note el más mínimo movimiento; pero claro, vuelves al poco tiempo y ha cambiado de habitáculo.
Como la longevidad media de los murciélagos  suele ser de cuatro a cinco años, aunque a menudo alcanzan diez y hasta veinticinco, y algunas especies pueden llegar a vivir treinta años de edad, estamos en disposición de afirmar que se trata del mismo ejemplar y que pertenece a la especie de los que viven solitarios.
En algunas ocasiones también se le ha podido contemplar revoloteando en la planta del asador pero en cuanto percibe que hay gente con rapidez se introduce en su hábitat habitual.
Siempre nos ha llamado la atención que cuando se encuentra “adormecido” es fácil aproximarse a él para visualizar y observar su anatomía e incluso fotografiarle utilizando el flash de la cámara.
Esperamos y confiamos sea de los más longevos para que siga disfrutando del silencio sepulcral que se produce en estos subterráneos durante una buena parte del año.

martes, 29 de mayo de 2018

LICESIO, ARTESANO TAURINO
Así es como podemos calificar a nuestro socio Licesio  B. García Marcos, también conocido como “Lice” o “Licesín”. 
A veces tenemos en nuestro entorno a personas con una gran valía en aspectos que pasan  totalmente desapercibidos para los demás y cuando descubres que esas personas muestran capacidades que nada tienen que ver con la actividad concreta de sus trabajos diarios quedas gratamente sorprendido.
Entre estas personas catalogaremos a Licesio. Conocíamos su afición a los toros como arriesgado corredor de los encierros de Fermoselle en el último tramo de  entrada a la plaza. Cada año, revisando fotos, nos encontramos a Lice mostrando su chaleco azul del Pulijón a las astas de los novillos que siguen su estela hacia el coso de madera. 
Sabíamos también, desde hace mucho tiempo, de sus cualidades como artesano, pero desconocíamos su gusto  por fusionar su amor a la tauromaquia fermosellana y su maestría en representarla en las obras que materializa con  sus manos.
Desde su más temprana edad le encandilaba  moldear objetos metálicos en la fragua de su abuelo Quico y su padre Licesio. Esa tendencia la arrastró siempre ejecutándola en su totalidad llegada la jubilación y con ella la disponibilidad de ocupar muchas horas en esos menesteres artesanales.
Como ejemplo de esa afición nos presenta dos piezas que hablan de la maestría y la calidad de sus obras. 
Por un lado la plaza de madera de Fermoselle con los toros en el albero, la balconada del  ayuntamiento con su campana torera en lo alto, los tendidos numerados y las talanqueras, los “encerriles”, en fin, un dechado de perfección. 
Y qué decir de su encierro campero al completo, compuesto por caballos y jinetes que envuelven y controlan la manada, novillos y cabestros que avanzan sin ánimo de escabullirse y, por cierto, todos en color negro zaíno.
Licesio nos comenta que disfruta con estas actividades dando rienda suelta a su imaginación y que le ayuda a mantenerse activo y disfrutar de sus habilidades y los buenos resultados.
Pues adelante y larga vida para seguir creando esta pequeñas obras de arte, amigo Licesín.